Publicidad
Inicio » Música, Reportajes » Primavera Sound v.1

Primavera Sound v.1



My Primavera Sound

> Miércoles, 20 h: Poble Espanyol. Objetivo: acreditarme. Tras hora y media… aunque la mar de entretenida… lo consigo y gracias a unos amigos logro entrar al inalcanzable, por lo menos esa noche, concierto de Caribou. La plaza está a reventar y el concierto no defrauda. ¡El PS ya ha empezado y promete…!

> Jueves, 20 h: Of Montreal acaba de arrancar y aunque no les conozco… me gustan. ¡Sí!. Saltan a escena con un vestuario imposible y con la bandera de Catalunya, e inician una creativa performance a base de globos, confettis, figurantes representando lucha libre mejicana, mallas, mucha purpurina y todo ello aderezado de un buen puñado de canciones pop que nos hacen bailar al momento y que consiguen que disfrutemos todos, desde los más fans a los más escépticos, incluyendo a mi admirado Jarvis Cocker (Pulp), quien también estaba entre el público.

A continuación, y tras haber escuchado apenas un par de temas siento una irremediablemente curiosidad por ver en vivo y en directo a Big Boi. La mitad de Outkast empieza sentenciando. El escenario Ray Ban está en plena ebullición y todos coreamos y bailamos a ritmo del mejor hip hop. A final, y tras haber versionado el “We will rock you” de Queen, un grupo de chicas suben al escenario a menear sus cuerpos serranos junto a Big Boi. ¡Muy muy divertido!

A las 23 h empieza Grinderman y, como era de esperar, no decepciona. Nick Cave está pletórico y sus antes conocidos “Bad Seeds” (Warren Ellis, Marty Casey y Jim Sclavunos) idem. En el escenario lo dan todo y tanto el australiano como sus secuaces desatan auténticas tormentas eléctricas, sin importarles el mañana. Nadie adivinaría la edad que tienen por la energía que derrochan y lo impávidos que permanecen tras una hora de actuación. Repasan sus dos únicos trabajos con fuerza y sin concesiones y consiguen que la furia se desate entre el público. Sobre todo cuando Nick Cave baja al foso para darse un baño de masas e interactuar con las primeras filas…

En el escenario Llevant suena Interpol. Paul Banks se dirige al público en un más que perfecto castellano (se ve que vive en Madrid con su novia modelo). Tengo que reconocer que su cuarto álbum no es de mis favoritos, a pesar de que el grupo va a lo seguro y recurre a sus grandes éxitos: “Slow Hands”, “Not Even Jail”, “Evil”, “Say Hello to the Angels” o “Obstacle 1″… ¡Ouuu yeaaahhh!. ¡Cómo me gustan!

Y como parece que la noche no se acaba todavía, me acerco a ver a The Flaming Lips. Inauguran su actuación con su gran globo blanco, y a éste le siguen más globos de colores, confetti, monstruos gigantes… Promete y “Yeah Yeah Yeah Song” suena genial. Sin embargo, a medida que avanza siento que va mermando y que pierde energía…. Por suerte, decido aguantar y la cosa mejora con el bis de “Race for the Prize”, ¡un temazo!.

Después, decido retirarme a pesar de que me hubiera gustado ver de nuevo a El Guincho. La cama me reclama y mis pies necesitan agua calentita jejeje

¡Mañana más y mejor!

> Viernes, 19 h: Escenario Llevant. Empieza el concierto de The Fiery Furnaces. Su canción “Tropical island” me chifla y quiero verles en vivo y en directo. Sin embargo, mis expectativas no se cumplen. Los hermanísimos, Matthew & Eleanor, dependen en exceso de los sintetizadores y… de ahí que sus canciones suenen incompletas sin los ruiditos. Les faltaba algo que, por contra, no ocurre en sus discos.

En cuanto acaba me voy a ver a Avi Buffalo en el Ray-Ban Unplugged. Cual “culebrilla” logro llegar al interior del mini escenario… ¡amazing! Y a pesar de que su lider sólo tiene ¡20 años!, los sucesores de The Shins suenan increíble. Su canciones son una mezcla de pop psicodélico y folk eléctrico, y cuando suena su primer gran single “What’s in it for” no puedo evitar emocionarme y desear que el concierto no acabe…

Lo bueno es que The National empieza ya! No me hace mucha gracia que sea en el escenario Llevant (está un poco lejos), pero decido verlo con los Mondos y mezclarme entre la marea humana con el propósito de disfrutar al máximo de sus canciones. El “High Violet” me lo sé de memoria. Así que a pesar de las críticas en cuanto al sonido de ese escenario, la voz de Matt Berninger suena espectacular. Y después de escuchar algunos de sus temazos y ver como los de Cincinnatti se entregan a un público hipnótico, opto por echar un vistazo a los Ariel’s Pink Graffitti en el escenario Pitchfork. Llegamos a tiempo para el último tema de su “Before today”. La pena es no haber podido escuchar su “Bright Lit Blue Skies”… Next time.

De ahí me voy al escenario San Miguel para ver a Belle&Sebastian. No cabe ni un alfiler. El pop nostálgico y melancólico de los de Glasgow sorprende para bien, sobre todo porque repasan casi toda su discografía, centrándose especialmente en los discos más antiguos, entre los que destacan las archiconocidas “The Blues Are Still Blue”, ”Get Me Away From Here, I’m Dying” o “I Didn’t See It Coming” y como no “Another Sunny Day”. Sin embargo, decido pasarme por el ATP para ver a Low. Y es que aunque el repertorio nostálgico de los escoceses es envidiable, en directo no me encantan.

Llego al ATP sin saber muy bien qué voy a ver. He oído hablar mucho de ellos, pero la verdad es que no les sigo. Sé que son habituales del festival, pero nunca les he visto en directo y ¡esta es mi oportunidad!. Permanezco durante toda la actuación con la piel de gallina. Me resultan impresionantes e impecables. Y al igual que me pasó con Big Boi, este concierto se convierte en uno de los puntos álgidos del festival.

Tras esta grata sorpresa, me planto en el escenario Ray-Ban para ver a Explosions in the sky. Tengo dudas sobre si ver a estos o a DeerHunter, pero los DeNiro me convencen. Empiezan y me dejan sin aliento. ¡Menuda descarga de adrenalina! Los Explosions suenan genial y nos catapultan a los más alto con su antológico setlist. ¡Amazing! Y para terminar dirigen unas palabras de apoyo als “indignats” acampados en de la Plaça de Catalunya y nos invitan a todos a seguir revelándonos a través de la música. Un concierto más para recordar.

Pero el viernes aún no se ha acabado y ahora tocan uno de mis grupos favoritos del PS: Pulp. De nuevo el escenario San Miguel está a reventar, pero conseguimos una buena posición para ver a Jarvis Cocker mover sus caderas. Tras un interesante debate acerca de la verdadera pronunciación del nombre del grupo: “Pulp” o “Palp” decidimos entregarnos sin miramientos a sus incombustibles hits. Aunque todas las canciones nos hicieron bailar hasta no sentir las plantas de los pies… escuchar en directo pelotazos como “Disco 2000″, “Common People”, ”Do you remember the first time?” o “This is hardcore” hizo que enloqueciésemos. Jarvis Cocker con barba y tan hablador como de costumbre nos recordó que hacía quince años que no tocaban todos juntos y como quien no quiere la cosa se convierte en el testigo de una pedida de mano en directo. ¡Madre mía! Ver para creer. Pero bueno, cuando parecía que no podrían superarse… Jarvis se acuerda de la situación de los “indignats” y del altercado con los Mossos d’Esquadra, y les dedica la grandiosa “Common People”, que supuso la máxima eclosión de un concierto de 10. ¡Pulp forever!

> Sábado, 19:50 h. Llego a tiempo a Fleet Foxes... Los barbudos de Seattle arrancan con el séptimo tema de su último trabajo “The Cascades”. Su directo me impresiona y estoy feliz. Los coros de su ya mítico “White Winter Hymnal” me sobrecogen. Otras de las canciones más celebradas fueron “Battery Kinzie” y ”Mykonos”. Sin embargo y como la hora del partido se acercaba, Robin Pecknold, el cantante, no pudo parar de preguntar por la hora y eso hizo que los culés nos contagiásemos de su nerviosismo. Pero bueno, el concierto me encantó e inmediatamente después salí corriendo para ver a mi equipo en acción. El resultado de esa gran final me llevó de vuelta al Fórum feliz como una perdiz. ¡Yeahhhh!.

Tras descansar un poquito, llegó el turno a PJ Harvey. Polly Jean surge del escenario con un traje blanco, plumas como tocado en el pelo, y una autoarpa. Su actuación empieza fuerte y de la mano de dos temazos: “Let England Shake” y “The words that maketh murder”, ambas de su disco más reciente. Por el tipo de iluminación, tengo que decir que en algunos momentos parecía que estuviésemos viendo a una divinidad griega etérea e inmortal. Sin embargo, lo que está claro es que su presencia nos encandiló y que la eterna musa británica nos dejó petrificados, evidentemente, en el buen sentido de la palabra.

Tras un break… decido ver un poco de Mogwai y otro poco de Jon Spencer Blues Explosion. Empiezo en el Llevant y… ¡Qué gran concierto! Sorprendentemente suenan muy bien, el volumen es perfecto y la selección de temas (por lo menos hasta que me voy) idem. Lástima que me quedo sin escuchar el gran tema final: “Helplessness Blues”. Aún así decido irme al ATP a ver por primera vez a Jon Spencer Blues Explosion.  El trio de Nueva York lo dan todo y su rock anárquico me convence, a pesar de que el sonido deja un poco que desear. En cualquier caso, asistir a un concierto de ellos es una experiencia física, y tomo buena nota de ello.

Descanso de nuevo y recupero fuerzas y de ahí a ver a Animal Collective, otro de los de mi lista. Sin embargo, a los 20 minutos de estar allí me siento saturada. El concierto me parece demasiado experimental a pesar de ser cabeza de cartel del Primavera Sound. Tengo la sensación de que van contracorriente y sin importarles un ápice los deseos del público. Porque… ¿cómo puede ser que no sonase su hit “My girls”?. ¡Señores estamos en un festival! Así que, ante tal percal, decido escaparme al escenario Pitchfork para ver a los Odd Future, quienes montaron un fiestón considerable. Decenas de personas hinundaron el escenario y los que les contemplábamos asistimos ojipláticos a un espectáculo irrepetible. ¡Oh my God! jajajaja

Antes de que acabase el festival… un amigo me recomendó el concierto de Holy Ghost en el escenario Ray-Ban. Resulta que Nick Millhiser y Alex Frankel ya llevan un tiempo haciendo remixes para grupos como LCD Soundsystem Phoenix o MGMT y en directo son incombustibles. Desde el minuto uno se metieron al público en el bolsillo y nosotros no dejamos de bailar. Y como habían hecho otros grupos, ellos también tuvieron felicitaciones para el Barça.

Y como fin de fiesta… la actuación estelar de DJ Coco. A pesar de que cuando llegamos al ATP nos encontramos a unos tipos vestidos con trajes negros y haciendo versiones de los Beatles. Eran los de Mujeres y lo cierto es que fue una muy grata sorpresa. Inmediatamente después DJ Coco empezó a hacer de las suyas y empezó a pinchar temazo tras temazo. A destacar, entre muchos, el “Wolf like me” de TV On The Radio.

Así que a pesar del tute de todos estos días, de la desorganización del festival (sobre todo por el tema de la tarjeta monedero), del sonido en algunos escenarios y de los solapamientos de conciertos imprescindibles… me fui contenta y con la sensación de que éste había sido un gran festival.

> Domingo, 22 h: Poble Espanyol. Mercury Rev perform Deserter’s Songs. La guinda del pastel y para mi el concierto estrella del Primavera Sound 2011. El recinto no está tan lleno como el primer día, y lo bueno es que se puede ver el concierto cómodamente desde prácticamente cualquier sitio. Jonathan Donahue sale al escenario con una botella de vino y de principio a fin resultan arrolladores. En directo son muy potentes y cada una de sus canciones se convierten en himnos. Yo estoy emocionadísima… Y cuando le comento a un amigo que me gustaría escuchar “Goddess on a hiway” y ¡zas! al segundo empiezan a tocarla… casi me da algo. Estoy sensible. Todos estamos emocionados e incluso ellos y… sólo puedo decir que fue un concierto perfecto.

Sin más, y como era de esperar, me perdí conciertos que me hubiera encantado ver (Sufjan Stevens, entre otros), pero ya os lo dije una vez… no somos omnipresentes y como siempre en la vida… hay que elegir…
Quienes hayáis estado en esta edición sabréis de lo que os hablo. Y como no… ¡el año que viene más!.

Redacción:
Cecilia Camacho
Fotos: Archivo Primavera Sound

Deja un comentario

Publicidad

Juego Gratis del Día

© 2016 Popchild.com. All Rights Reserved.