Publicidad
Inicio » Música, Reportajes » Festival Pròxims 2011

Festival Pròxims 2011



La primera edición del festival Pròxims dejó con muy buen sabor de boca para ediciones futuras. Los que salimos del Poble Espanyol el pasado jueves 21 de julio lo hicimos con la sensación de haber pagado la entrada con gusto porque lo que allí se coció resultó de lo más interesante. Para empezar hay que alabar este tipo de propuestas sean en la ciudad que sean, que apoyan a los nuevos autores, algunos ya medio consagrados y que dan una opción cultural más a estos días estíos en los que no todo el mundo tiene el privilegio de poder marcharse a la costa de vacaciones. La única pega del evento fue el sonido, no precisamente por la localización, porque en el Poble Espayol ya hace años que se vienen gestando eventos de distinta índole, sino por una especie de mal compensación en los cambios de instrumentos y de grupos. Una pena en ese sentido.

La velada arrancó a pleno sol de las seis de la tarde con Anímic, una banda bastante aclamada por crítica y publico, que venían a presentar las canciones de su disco “Hannah”. Hay que destacar su puesta en escena con varios instrumentos de cuerda. Al rato y con la puntualidad digna de un festival, aunque no estuviéramos ante uno de estos en los que en una noche han de pasar hasta diez grupos, pisaban el escenario El Petit de Cal Eril con su cantante, Joan Pons, al frente, que bromeaba de un modo surrealista con cosas como el patrocinador y el hecho de tener un surtido de cerveza en el backstage, entre canción y canción. Nos regalaban los temas de “Vol i Dol” en los que mezclan el folk con la psicodelia, las imágenes campestres y el buenrrollismo en general a base de maquinitas.

Tras ellos llegó el turno de los Mujeres, que la verdad escuché de refilón mientras me zampaba un bocata a 5 euros con cerveza incluida, porque un poco de fiesta de la cerveza sí tenía el certamen, aunque bien pensado como todos los de esta índole en general. No hicieron prueba de sonido y claro, lo acabaron pagando, de todos modos su propuesta era arriesgada con ese garage-rock en inglés ante un cartel cien por cien catalano-folk, en el que tan solo faltaban los Manel, todo sea dicho de paso. Aún así se defendieron como pudieron.

Al rato llegaban unos de los esperadísimos de la noche, o sea Mishima, una banda que acaba de lanzarse como estandarte de este estilo pero que llevan lustros haciendo canciones, pues no ha llovido casi nada desde aquel “Lipstick traces” (Discmedi 2000)!!. Ahora catapultados en este neo-movimiento. La verdad es que sonaron muy bien, ya que cuando llegaron los platos fuertes de la noche parece que el sonido cambió de rumbo hacia algo mucho más sólido. Nos ofrecieron buenos momentos con temas como ‘Guspira, Estel o Carícia’, ‘Tornaràs a Tremolar’ o ‘Un tros de fang’ que hicieron tararear al público y disfrutar con las distorsiones al máximo a ritmo de su pop-rock hasta cerrar con una nueva canción: ‘Ningú m’espera’.

Finalmente los segundos maestros en asaltar el espacio del festival fueron los grandilocuentes Standstill. Enric Montefusco y los suyos hicieron vibrar a todos los presentes con ‘Adelante Bonaparte’ y ‘Viva la guerra’. Otros que llevan la tira en el candelero desde sus inicios en B Core allá a mitades de los noventa más o menos, pero que justo hace un año que acaban de petar. Por desgracia no pudimos disfrutar de ninguna de las canciones de su pasado más hardcoreta, tampoco daba tiempo de ello, pero por la emoción de los presentes tampoco parecía importar demasiado. Disfrutamos de temas como ‘El Resplandor’, ‘Hay que Parar’, ‘¿Por Qué me Llamas a Estas Horas?’ o ’1, 2, 3, sol’, entre otras.

Para el colofón final Antònia Font, como no podía ser de otra forma, que quizás hubiera sido mejor que tocaran en cuarta posición por su propuesta, aunque sean de los grandes, dado a su aire festivo y simplemente por temas como ‘Wa yeah’ y ‘Alegria’ que levantan el ánimo a cualquiera, aunque yo sigo echando de menos sus primeros discos, será que me hago mayor y me puede la nostalgia… Aunque también reconozco que el ‘Lamparetes’ tiene momentos brillantes que agradeció todo el respetable.

En definitiva, un buen festival que esperamos tenga continuidad, aunque ya puestos que se lo piensen y a ver si para la próxima se celebra en viernes o sábado, para que no tengamos que ir arrastrándonos como zombies con ojeras al día siguiente al trabajo.

Redacción: Sandra C. Solé
Fotografía: Elisabet Chueca / Raquel Andrade

Deja un comentario

Publicidad

Juego Gratis del Día

© 2016 Popchild.com. All Rights Reserved.