Publicidad
Inicio » Música, Reportajes » Primavera Sound v.3

Primavera Sound v.3




La jornada del viernes del Primavera Sound 2011 se presenta como una de las más prometedoras de esta edición. Suerte del que escribe, que sólo podrá acudir a ésta. Me presento con unas bandas fijas por ver, pero sobretodo con la intención de dejarme llevar. Las primeras horas el ambiente es tan relajado que uno desearía que fuera así toda la noche. Sopla una brisa agradable. La gente todavía se mueve en grupos relativamente pequeños y uno se salva por ahora de esa marabunta afanosa que lo va a estresar en unas horas.

La primera cita no puede ser otra. La Célula Durmiente toca en la Mina a las 19.15. Hace mucho que no les veo en directo y su último disco Póstumo hace tiempo que me tiene encantado. Le dan un buen repaso al citado álbum: “Deriva”, “Canción póstuma”, “Línea curva” o “Ministerio de ergonomía” suenan al son de la coreografía saltarina de su cantante. Entre canción y canción un poco de broma. En un momento me giro y veo bastante gente detrás mío. Poca para lo que es el Primavera, pero más de la que me esperaba a esas horas teniendo en cuenta la competencia de múltiples escenarios. Veo un bebé con auriculares enormes bailar al son del meneo de su madre. El show dura poco pero me deja buen sabor de boca. Lamento la coincidencia de horario con Tennis, pero esto va a ser inevitable de ahora en adelante. El Primavera, seguramente por su gran cartel y por la heterogeneidad de éste, sufre el síndrome de todo gran festival musical: sí, las bandas se solapan y uno se tiene que resignar a perderse cosas. En los mejores casos, tiene la posibilidad de correr para llegar a ver dos bandas que actúan seguidas, pero difícilmente se colocará muy cerca. De todos modos, vamos a a quedarnos con lo que no nos perdemos.

Concluido el primer asalto uno no sabe muy bien donde ir. Y dejándose arrastrar por la gente, los consejos y la primera cerveza, va a parar al escenario en el que empiezan los británicos Wolf People. Les veo desde las gradas y hay algo en el ambiente que me encanta: al frente esta al mar y a mis pies un montón de gente. Wolf People van a la suya y cada vez viene más gente. Me sorprenden gratamente. Tienen un rollo a lo Black Sabbath que suena realmente bien. Y va viniendo más gente. Todavía hay luz sobre el Fórum pero cada vez es más tenue. Suena “Tiny circle” y uno diría haberla escuchado ya en algún lugar.

Tras Wolf People el turno es para The National. Aquí el abarrotamiento de la multitud ya es todo un hecho. Empiezan con “Start a War”. Les veo desde la barra del final, desde donde es difícil valorar una actuación. La gente parece contenta, me entero de la colaboración de uno de los triunfadores de este Primavera Sound, Sulfjan Stevens, en el tema “Afraid Of Everyone”. No ha acabado la actuación de éstos cuando ya se nota el movimiento hacia otros escenarios. La gente parece dividirse entre Belle & Sebastian y Low. Yo me decanto por los primeros.

Llego al escenario y ya les encuentro tocando “The state I am in”. Hay aún más gente, va a ser un crescendo a cada concierto. En el césped que se levanta frente al escenario la gente baila su último hit: “I want the world to stop”. Es una banda cuyos grandes temas se pueden disfrutar desde la distancia, pero se hecha de menos también cierta calidez. Logro acercarme y veo a la gente entregada. Los de Glasgow hacen un buen repaso a su extensa discografía e intentan ofrecer un buen show más allá de lo puramente musical, acercándose al público y limando distancias.

Me muevo y me acerco a Low, por eso de echar un vistazo a ver lo que se cuece. Parecía que todo el mundo estaba viendo a Belle & Sebastian pero cuando avanzo por la bajada que lleva a su escenario me encuentro con otra multitud emocionada. El flujo de gente es constante. Lo poco que puedo oír de Low me parece correcto. No conozco mucho su carrera así que tampoco puedo entrar a valorarla con detalle. Decido ir a la barra de algún escenario libre.

Dicho escenario será el que brindará la actuación de Explosions in the sky. Con los de Texas ocurre lo mismo, se llena, pero yo ya he tomado posiciones previamente. Empiezan con el tema que abre Take care, take care, take care ,“Last known sorroundings”, y se ofrecen a su público con su mejor sonido. Geniales con “First breath after coma” y con “Let me back in”. Suenan mejor de lo que me esperaba en un festival de estas características. Oigo decir que no han estado bien por no tocar “Your hand in mine” y aunque yo también hubiese deseado más temas, pienso que Explosions in the sky no son Pulp, que tienen que tocar “Common people” sí o sí. Han sonado geniales y se han acordado de la problemática que vive el país durante estos días.

Ahora sí llegan Pulp. El gran momento de la noche. Les puedo ver de cerca. Hacen lo que la gente espera de ellos: tocar sus temas más famosos. “Do you remember the first time?”, “Disco 2000”, “Lipgloss”, “Razzamatazz”, “This is hardcore”… Jarvis Cocker prueba con el catalán y ejerce su papel de dueño del espectáculo a la perfección. La gente está loca. Veo guiris subidas a la espalda de sus chicos. La puesta en escena es digna de la banda: luces, proyecciones y Jarvis entregado en lo que parecía un cúmulo de emociones de la memoria. Parecen no haber pasado los años para los de Sheffield y brindan una fiesta que muchos no olvidaran.

Tengo curiosidad por ver que se cuece más allá de Pulp, por eso me alejo un momento y busco alternativas interesantes. Me encuentro con la actuación de Del Rey y me sorprende que haya tanta gente viéndolos. Me digo a mi mismo que de qué voy, ni que Pulp tuviera que verlo todo el mundo. Del Rey ofrecen el enésimo concierto de post-rock instrumental de este festival. Son más rock de lo que acostumbra el estilo y apuestan por el cambio constante de instrumentos por parte de sus miembros. Es entretenido y me gusta como suenan, sobretodo en sus temas a doble batería. Sin embargo, cuando después los escuche en disco me sonaran un poco insulsos.

Tras esto el plato final es Battles. Hay una nube naraja sobre todo el Fórum y empieza a caer alguna gota. La gente se acerca. Hay dos tíos sobre el escenario montando una fiesta. Empiezan aburriéndome, lo siento, y eso que el disco me ha encantado. Pero hecho en falta sus temas más potentes. El concierto, sin embargo, acaba pareciéndome un buen final de fiesta, un acierto del horario.

El regreso se convierte en una autentica odisea. Los tickets para los buses lanzadora brillan por su ausencia. Y me sorprende viendo unos cuantos buses que esperan llenarse junto a la entrada.
La conclusión final es que la aglomeración ha sido tal que por momentos uno perdía las ganas de insistir por ver las bandas como se merecen y que la comodidad individual se ha visto algo perjudicada ante la masa. Lo bueno es la excelencia del cartel y la sensación general de que las bandas han estado a la altura. No sé si vale la pena lo uno por lo otro.

Redacción: Sergi Hernández
Fotos: Archivo Primavera Sound

Deja un comentario

Publicidad

Juego Gratis del Día

© 2016 Popchild.com. All Rights Reserved.