Publicidad
Inicio » Diseño, Tendencias » Blanc 2015 – Muchas cosas locas en dos días

Blanc 2015 – Muchas cosas locas en dos días



Blanc Festival 2015
Siempre es igual. Este es el cuarto año que voy a Blanc, el festival de diseño de Vilanova i la Geltrú (Tarragona), y la cosa siempre empieza cuando me pierdo por el camino.

No importa los años que lleve yendo. O me paso la salida, o  salgo por la que no es, o me pierdo por las enrevesadas calles del centro histórico de Vilanova. Ha llegado a tal punto de costumbre que el primer momento especial del fin de semana es ese en el que, entre brumas y árboles de  asfalto, aparece frente a mi el auditorio Eduard Toldrà y empiezo a respirar Blanc.

Este año la falta de previsión hizo que ese caos en mi orientación se extrapolara también a un caos con mis entradas, y es que la confianza del “seguro que las entradas no se agotan” hizo que al final se agotaran y tuviera serias dudas sobre si podría asistir, así que el viernes disfrute de la experiencia Blanc al 100%, con las últimas entradas de auditorio disponibles, pero el sábado tuve que conformarme con seguir las conferencias a través del Blanc TV, que es la modalidad de Blanc mas económica, y que permite seguir las conferencias a través de circuito cerrado de televisión. Un tip que os doy para todos los que queráis disfrutar de la experiencia Blanc al 100%. Compraos las entradas a la que se pongan a la venta. Hay pocos eventos del mundo del diseño que reúnan de una forma tan sublime formación, calidad, ponentes de primera y entretenimiento.

Toormix

El Festival Blanc, para los que no lo sepáis a estas alturas del reportaje, es un festival dedicado desde el año 2009 al diseño. Eso no quiere decir que a lo largo del festival os encontréis con charlas sobre psicología, iconografía masónica y por supuesto, cualquier tema relacionado con el mundo de la creatividad en su amplio abanico de formas.

Además de charlas, los viernes por la mañana Blanc TV ofrece, en forma de Master Class, dos conferencias muy especiales por parte de profesionales del sector, que siempre con el nexo de unión del diseño, ofrecen su punto de vista sobre el tema propuesto con un formato algo más largo y distinto al resto de las conferencias.

Este año las dos masterclasses giraban en torno a la gestión del diseño, y aunque el tiempo propuesto para las Master-Classes era de dos horas, quedaron muy cortas con todo lo que tenían que contar ambos ponentes.

Estrenaron Toormix, que explicaron el funcionamiento de su estudio, desde que llega el cliente, la planificación del briefing y como desarrollan su trabajo. A pesar de las prisas de intentar condensar toda la información, a duras penas lo lograron en sus dos horas de charla, y es que si existe un enemigo del diseñador, de la agencia, del estudio, y por supuesto del festival Blanc, es siempre el tiempo. Los retrasos fueron la tónica de los dos días, y raro era el ponente que terminaba a su hora y raro el ponente que empezaba a la suya.

Y si el tiempo fue enemigo de la organización y de Toormix en la primera Master Class, más lo fue en el caso de Marc Panero, que a pesar de traer para su charla un título más que interesante, su ritmo y su falta de previsión terminó por hacer que de aquellas 75 cosas sobre el el diseño que todo diseñador debería saber, quedaran en apenas 32. Una pena, pues algunas pintaron muy interesantes en una charla con un ritmo más pesado y bastante más lento que la de Toormix.

Can-Cun

Saliendo tarde de la última de las Master Classes ya sabía que muy complicado lo iba a tener para poder llegar al tiempo para el estreno de los títulos de entrada del festival, este año diseñada por el estudio Can-Cun, pero sin que nadie se entere, con algo de trampa, los pude ver por la mañana. Este año, Blanc nos invitaba a convertirnos un poco en fisgones, y ya desde la careta de entrada, nos animaban a meter la nariz y fisgonear donde no debemos para descubrir lo increíble, como increíbles fueron (casi) todos los trabajos que vimos en ese fin de semana.

Tras comer atropelladamente, llegué justo a tiempo para ver la primera de las conferencias, SOLO. El estudio SOLO da muestras de una serie de trabajos de altura, un uso exquisito de la tipografía y la gráfica. No es que haya que decir nada malo de ninguno de los ponentes de Blanc, pero si lo tuviera que decir de la ponencia de SOLO, lo tendría muy complicado.

Después de SOLO y sin tener tiempo apenas para estornudar, llegaba la primera píldora de Blanc. Las píldoras son unas charlas de formato reducido, que como trailers de una buena película, en todos los casos daban ganas de conocer más. Tras la histriónica presentación de unas voces que luego conoceríamos, el ilustrador MAGOZ comenzó a deslumbrar a la audiencia con sus 15 minutos. MAGOZ es un “ilustrador del mundo” que ofreció unos trabajos exquisitos y una experiencia de vida para tomar nota, y aunque la charla fue un poco monótona, como digo, esos trailers siempre dejan con ganas de más y esa primera charla fue el mejor ejemplo.

Emaid

Todos los tipógrafos son ordenados. O al menos los que yo he conocido. Son lo más parecido a un programador en el mundo del diseño, siempre algo excéntricos, pero centrados siempre. Dejando de lado todo lo que no sea sustancial y lijando lo superfluo hasta llegar a la médula. Así son los que he podido conocer, y Casasín no me demostró lo contrario. Su charla fue como un cuadro de Mondrian. Trazó lineas sobre su trabajo, no dejó nada en el tintero y se ajustó al timing como el mejor de los ponentes. Una filosofía de quitarse el sombrero y un nivel de trabajos que estuvo a la altura de todos los que expusieron.

Tras un suspiro y la charla del primero de los estudios finlandeses invitado al Blanc, TSTO, llegó el plato principal del menú del viernes. Josep María Mir, uno de los históricos del diseño de este país, se enfrentaba en una conferencia distinta. Formulada en forma de entrevista, el veterano diseñador se enfrentó a las preguntas (todas complacientes y ninguna complicada) de Aimee Duchamp, parte muy activa del festival OFFF y de su siempre pegado Atelier. Una charla que desde el respeto, quizás aún no le tocaba a un diseñador muy en activo. Sonó a aquel Oscar honorífico que le dan a alguien ya retirado, con preguntas de poeta para alguien que, desde mi punto de vista, tenía más que enseñar a través de sus trabajos, de lo que podía hacerlo a través de unas preguntas que parecían redactadas por el mismísimo Jesús Quintero… Aún así, se agradeció ese formato.

Entre cansancio y algo de modorra, llegó la última charla del viernes. Con un retraso considerable (de tiempo, digo), Kokoro&Moi hicieron entrada y lamentablemente, debo decir que no me enteré de nada. No por que mi inglés no estuviera a la altura, sino por que presentaron su conferencia con un ritmo muy pesado para los que llevábamos casi 12 horas ahí sentados. Entiendo que deben primar los trabajos de los estudios y no su charla, pero es imposible que, después de todo un aluvión de información, no te entre el sueño con alguien con tendencia a alargar las vocales y una voz que solo oírla da un tremendo SOPOR, y es algo que se vio en como, poco a poco, iban apareciendo las luces de las pantallas de los móviles de los asistentes que, aburridos, optaron por mirar el mail, el Facebook, el youporn o cualquier cosa que les permitiera salir de la modorra y disimular el bostezo. ¿Los trabajos de Kokoroi? Algunos buenos, pero por lo demás, enseñaron cosas sin un trasfondo que fuera más allá de un logo “apañadito”… No sé que vio la organización en el estudio finlandés, pero en mi parecer les metieron un gol por la escuadra con la peor charla de todo el Blanc.

Moruba

Después de aquello, y casi con un ale-hop, llegó el sábado. El día de los días del Blanc… 12 horas de conferencias de… pero OH! La realidad se cernió sobre mi y me recordó que mi abono del sábado era para el Blanc TV. Sus paredes frías, sus sillas incómodas. Con todo mi respeto por supuesto por todos los que escogieron esa modalidad, vivir el Blanc desde el Blanc TV es vivir el Blanc al 50%.

Abrió el estudio que más ganas tenía de ver de todo el Blanc, Moruba, y es que como aficionado al mundo del vino, descubrir que viene a dar una charla los responsables de la imagen de las botellas del 60% de tu bodega, hace la misma ilusión que si Justin Bieber llama a una believer granosa en pleno proceso de ebullición hormonal para sorberle lo íntimo. ¡Qué trabajos! Impecable proceso creativo el que sigue este estudio riojano, que ha hecho del mundo del vino (no podría ser de otro modo) su principal sector. Una charla que a golpe de pincho, nos presentó lo más granado del estudio. Un 10 que ya llevaban desde antes de empezar.

Tras el burbujeo fan, Opisso hizo entrada  en solitario, y es que en solitario desarrolla gran parte de su trabajo. Uno de esos diseñadores hechos a si mismos. Sus trabajos, como los de SOLO, no tenían una sola mácula. Unos proyectos más que interesantes y una muy aleccionadora charla para los que nos dedicamos a esto.

Opisso

Pablo Abad dio buena muestra de lo mismo justo después, y finalmente llegó uno de los personajes más esperados del Blanc, no quizás por su trabajo, sino por su indudable personalidad en todo lo que hace, que de momento le ha valido una carrera sin renunciar a la honestidad, Juanjo Sáez. El ilustrador ya iba con un importante retraso (para no variar) sobre la hora convenida, así que su charla se vio reducida, cosa que tampoco le importó demasiado.

Pero vayamos a lo importante del meollo, por que después de Juanjo Sáez y la píldora de David Casacuberta y el budismo, venía el break y regalaban vermut… Y es que los organizadores saben bien que si quieren convocar a masas de diseñadores, la priva gratis es lo que siempre funciona.

Contentos y animados tras el break de la comida volvimos a nuestro ya íntimo Blanc TV a seguir con la conferencia de ‘Els amics del Blanc’. Conferencias píldora de pocos minutos en los que diseñadores del nivel de cualquiera de los que tienen una hora, deben exponer sus trabajos en nada y menos, Ana Llueca, Wete, Flexic, Conjunto, Amor de Madre o Enserio, todos gente de primera división y donde mostraron sus mejores galas.

Juanjo Sáez

Y llegó el estudio de esos que hacen envidia… La locomotora Blanc iba como siempre, con retraso, pero con paso firme y le abría las puertas a Playmodes. Playmodes es un estudio transdisciplinar centrado sobre todo en la creación de experiencias. Muy vinculados con la tecnología que ellos mismos desarrollan, logran vestir espacios a través de mappings, luces, música y lo que necesiten para lograr el objetivo. Dejar con la boca abierta al público. IMPRESIONANTE ese proyecto en el que vistieron la iglesia de Sant Climent de Taüll devolviendo el esplendor a sus pinturas románicas. Sin palabras.

Tras ellos y una pequeña sorpresa de la que no hablaré (si queréis saber de que va eso de la conferencia sorpresa, tendréis que ir el año que viene a Blanc ;-) ) Guim Tió, artista más que ilustrador, hizo una presentación de trabajos sublimes. Conocía su obra, pero no le había puesto cara a él. De nuevo, pura envidia de talento y trabajos que sobrepasan al diseño o la ilustración para volverse puras obras de arte.

Con ya un enorme retraso sobre la hora, el estudio andaluz Diffferent comenzó su charla de forma acelerada. El tiempo siempre termina mandando, y se dejaron en el tintero un buen número de proyectos que a todo el público nos habría gustado ver. Para los que no les conozcáis, Diffferent (con tres efes por qué con dos estaba cogido) es una productora audiovisual atípica. Nacida tras el éxito online de Malviviendo, de la que son creadores, Diffferent ha seguido con ese toque especial, gamberro y transgresor, a todos los proyectos que han ido haciendo. Un gran ejemplo de creatividad bien dirigida y que, a través de un camino algo distinto, lo cual lo hace todavía más interesante, han logrado generar un negocio.

Diffferent

Tras Diffferent y una conferencia entretenida y divertida (esencial a esas horas) llegaba el momento emotivo. Desde hace alguna edición, los organizadores de Blanc rinden homenaje a las figuras pioneras del diseño de este país. Hace un par de años ya pusieron al auditorio en pie cuando Cruz Novillo a.k.a “el diseñador que diseñó España” presentó su biografía, y este año se preveía lo mismo con Pla-Narbona. Y vaya si lo lograron… No voy a describir su charla, por que no es posible. Emotividad, una vida llena de experiencia con más de 70 años de profesión, una vitalidad contagiosa y un referente que logró, como era de esperar, tener al auditorio en pie y un aplauso que se prolongó durante más de cinco minutos. Y bien merecido… Como dijo uno de sus organizadores, fuimos unos privilegiados por poder asistir a esa charla.

Y hasta ahí todo lo que el Blanc dio de sí… Y claro, si has ido al Blanc estarás echando de menos información, que si el sorteo loco… Que si globos con forma de corazón, que si muñecas hinchables, que si Blanc Nit, discoteca y alcohol… pero claro, Blanc es algo más que un festival de diseño, y si quieres averiguar todo lo que nadie debería contar y todo el mundo debería ver, me temo que, como te decía más arriba, tendrás que ser ágil y conseguir entradas para el próximo año, en el que seguro seguirán sorprendiendo.

Pla-Narbona

Redacción: David Arrieta / Fotos por: Blanc Festival

Archivo Alt.Culture

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

1 Comentario por “Blanc 2015 – Muchas cosas locas en dos días”

  1. [...] esta ocasión Blanc se traslada de la localidad de Vilanova i la Geltrú a Barcelona, concretamente al barrio de Poble [...]

Deja un comentario

Publicidad

Juego Gratis del Día

© 2016 Popchild.com. All Rights Reserved.