Film

Bienvenidos a Belleville | Sylvain Chomet | Francia, Belgica, Canada | 2003

Es una verdadera lastima que siempre que se habla de cine de animación casi toda la gente piense en producciones solamente hechas para el mercado infantil y los adultos pasen por alto estrenos que, al menos para mi, han supuesto alguna de las mas agradables sorpresas cuando he entrado en un cine. Ejemplos no faltan en los últimos años: desde cualquier película de la factoría PIXAR, pasando por el anime japonés de Miyazaki. Lo que ya es mas extraño es encontrarse con una coproducción europea que pueda competir en calidad y originalidad con la industria americana y japonesa.

En “Bienvenidos a Belleville”, Sylvian Chomet narra la surrealista historia de Madame Souza, una anciana que vive en parís con su nieto Champion, un callado niño que solo esta interesado en el ciclismo y cuyo sueño es poder correr en el Tour de Francia. Gracias al entrenamiento preparado por su abuela Champion consigue correr el Tour, pero en plena carrera es secuestrado por unos secuaces de la mafia de la Ciudad de Bellville. Esta situación llevará a su abuela y a su perro Bruno a cruzar el océano en patín¡¡¡ en su busca. En Belleville encontrarán la ayuda de “Las Trillizas de Belleville”, famosas cantantes tiempo atrás, pero que aunque ancianas ya, todavía mantienen el espíritu musical de antaño.

Este surrealista argumento sirve a Chomet para crear una serie de personajes entrañables, en una película sin apenas diálogos donde lo que manda es el detalle de las expresiones que consiguen decirlo todo, con un trazo en el dibujo heredado de su etapa de dibujante de cómics y totalmente deudor del cómic europeo y mas particularmente francés. Chomet utiliza un humor libre de cualquier atadura, inteligente y que busca la complicidad en el espectador, un humor que nos remite a Tati y su personaje mas famoso Mr Heulot( el homenaje no se queda solo en utilizar los logros de Tati, sino que en las paredes de la casa de Las Trillizas se pueden ver carteles de sus películas). La propia ciudad de Belleville se convierte en un personaje, una gran urbe esperpéntica y exagerada mezcla de New York y Montreal y que nos muestra a unos habitantes obesos que se alimentan básicamente de hamburguesas (una cruel crítica a la comida basura americana). Los homenajes del particular mundo del autor se van sucediendo uno detrás de otro, desde Django Reinhardt, a Fred Asteire, al jazz y las Big Bands con sus grupos vocales de los años cuarenta… , la lista sería interminable.

Bienvenidos a Belleville” es una auténtica joya en la cartelera actual y es un verdadero pecado dejarla pasar sin verla por ser una película de dibujos animados.







Por: manel  


© 2000-2018. All rights reserved. Popchild.com