Publicidad





 

WSS

Tom Sawyer
Historia del Cartoon

Capítulo 16: Las Aventuras de Tom Sawyer
Autor: Saito Hiroshi
Años: 80's
Productora: Nippon Animation
Otros Nombres: Tomu Soyâ no boken, The Adventures Of Tom Sawyer

Las Aventuras de Tom Sawyer, están inspiradas en la novela que bajo el mismo título escribió Mark Twain a finales del siglo diecinueve, y que nos narraba las peripecias de un joven muchacho que vive con su tía Polly y sus primos a orillas del río Mississipi. Y donde experimenta las más grandes cruzadas, muchas de ellas, gracias a su agudizado sentido de la imaginación, siempre al lado de su amigo Huckleberry Fynn, de Joe el indio, así como a un sinfín de personajes más.

Gracias al éxito de otras series basadas en personajes literarios como Heidi o La Abeja Maya, Tom Sawyer pasa del papel a la pequeña pantalla de manos de uno de los estudios más importantes de Japón, los Nippon Animation de la ciudad de Tokyo, que han llevado también a la pequeña pantalla personajes como Marco, Conan el Niño del Futuro, La Abeja Maya, El Perro de Flandes o Rascal el Mapache.

Todo empieza cuando motivados por el éxito de otras series como Vicky el vikingo o La Abeja Maya, Nippon Animation, se pone en contacto con Saito Hiroshi, creador también de Maya, que además había firmado contrato con ellos. Podemos decir que Tom Sawyer nace como un producto destinado a las masas, cogiendo el carro que habían dejado obras anteriores. Lo que ocurre es que al final, como ha sucedido otras veces, su autenticidad e ingenio, acabaron calando hondo entre el público infantil de todo el planeta.

Su genialidad reside en ese toque cómico que sabe darle el manga japonés a la historia, que si bien es divertida de por si, llevada a la pantalla consigue describirnos de manera más directa las situaciones divertidas. Sobretodo aquellas que tienen lugar en la escuela, ya que a Tom solo le gusta vagabundear y nada estudiar, por lo que siempre tiene riñas con Mr. Dobbins, su profesor, hasta que un día conoce a Becky, de la que se enamora a primera vista. De hecho este es el título del primer capítulo "Amor a primera vista", de un total de cuarenta y nueve.
Tom Sawyer llega a nuestras pantallas a mitades de los años ochenta, siendo emitida en horario de tarde por la emisora nacional, después también sería emitida por cadenas locales, aunque la serie fecha ya del año ochenta, que es cuando consigue su merecido éxito en su país de origen y de ahí se lanza al resto del mundo. La historia transcurre en un periodo corto, que abarca las vacaciones de verano de Tom, por ese motivo se acerca tanto al espectador, porque los niños se sienten identificados, es bastante seguro que Mark Twain se basase en sus propias experiencias y en las de sus amigos de la infancia para escribir la novela. En ella se describe muy bien la distinción de clases de aquella época, empezando por el indio Joe quien tiene atemorizado a todo el mundo y del que se desconoce su origen, pasando por personajes como Becky, que es de clase alta, o Tom y su tía, de clase media.

Por lo que Tom Sawyer se convierte en una manera didáctica de explicar Historia (americana) a los niños. Ya que en este estudio social también se habla de los esclavos y de la abolición de muchos de ellos tiempo después, realizando un viaje retrospectivo a lo largo de los primeros años del siglo diecinueve al otro lado del Atlántico, y situándonos en el año 1870 en St. Petersburgo. En la que además la música, compuesta por Katsuhisa Hattori, nos acompaña a través de las situaciones por las que pasa el protagonista. Envolviéndolo todo en una atmósfera mágica en la que nos vamos adentrando poco a poco, y que parece que ahora en países como Francia ha vuelto a ponerse de moda, editando todos sus discos o d.v.d's, aunque en nuestro país es más difícil encontrarlos. Las Aventuras de Tom Sawyer es una de aquellas viejas series que nos enseñaban los valores de la vida, aunque suene naif, como tantas otras de su generación y que se han ido perdiendo para dar paso a series cargadas de efectos, donde prima la acción por encima de los trabajos didácticos y artesanales.

No sería una mala idea volver a emitirlas para el público infantil que hoy en día miran la televisión y se encuentran que hay poca programación para ellos. Y aunque fuera tan solo para que aquellos que un día lo fuimos, volvamos a entretenernos, divertirnos y aprender con ellas.

www.nippon-animation.co.jp























Por: Sandra  


  © 2000-2011. All rights reserved. Popchild.com