Film

Hard Candy | David Slade | EEUU | Aurum | 2005

“Hard Candy” fue una de las películas triunfadoras en la pasada edición del festival de Sitges. Dirigida por David Slade, la ópera prima del director es un cuento negro narrado a partir de una historia que ya conocemos, la de los hermanos Andersen, el cuento de una tierna niña que tiene que atravesar el busque para ir a ver a su abuelita, pero se topa con el lobo malvado que intenta comérsela. Pues bien, la historia está tomada desde esa narración, pero a la inversa. Tratando el tema de la pedofilia e internet de fondo, "Hard Candy" nos presenta la historia de un fotógrafo de treinta y dos años que queda con una adolescente que ha conocido por internet, después de tomar algo, la lleva a su casa con la intención de realizar una serie de fotografías, pero pronto descubrirá que la chica no está ahí por casualidad, sino que le persigue creyéndole culpable de la violación de otra menor, por la que se lo quiere hacer pagar muy caro.

La película está protagonizada por Patrick Wilson ("El fantasma de la ópera", "El álamo"), Ellen Page ("X Men 3") y Sandra Oh ("Entre copas", "Bajo el sol de la Toscana"), que realizan un reflejo compulsivo y visceral de la sociedad que nos rodea y sus constantes peligros, adentrándonos en una atmósfera bizarra a la que se suman unos diálogos directos que hablan sin tapujos de temas como el sexo o la violencia. El ritmo de la historia provoca que estemos en todo momento enganchados a la pantalla, otorgando esos momentos de buen cine basados en el thriller psicológico y terrorífico que ya supo apreciar el público de Sitges y Sundance donde fue presentada.

El éxito del film de Slade, radica sobretodo en su guión, que te adentra en la trama y te atrapa, además de sorprenderte continuamente a causa de los vuelcos continuos que da la historia, trazada desde el punto de vista de varios personajes, sin saber con cual aliarse en cada momento. Las imágenes están tratadas de manera limpia, conteniendo momentos delirantes, divertidos y sobrecogedores que se ejecutan gracias al planteamiento de los diálogos de una frialdad arrebatadora, que tan solo realizan los cuatro personajes principales de la historia, como si de una obra de teatro se tratara, y que consigue mantenerte en tensión durante el transcurso de la misma.

En definitiva una buena obra para el debut de su autor, que provocará que tengas ganas de verla en más de una ocasión sin que te canses de ella, jugando con tu psique en todo momento. No apta para gente en demasía sensible, “Hard Candy” se alza como una de las mejores películas de terror del año.

Por: Sandra  


© 2000-2018. All rights reserved. Popchild.com