Folk-Rock oscuro

Destroyer | "This Night" | Merge Records | Talitres | 2002

Daniel Bejar, alma máter de Destroyer, ha conseguido, junto a un grupo de músicos que empiezan a labrarse una reputación y junto a otros que ya la tienen más que conseguida, que la ciudad canadiense de Vancouver aparezca en el mapa en críticas y reseñas como cuna de un panorama musical más que prometedor. Cuando se reunen parte de ellos (incluido Dan) pueden deleitarnos con trabajos bajo el nombre de The New Pornographers. Luego, por separado, cada uno mantiene su propia historia bajo nombres tan en boga últimamente como Neko Case, o con otros no tan conocidos por estos lares como Zumpano, Limblifter o de quien nos ocupa en esta crítica:Destroyer.

Destroyer se puso en marcha en 1995 como proyecto personal de Dan. Y este “This Night” es su quinta entrega. El 2001 ya supuso un buen año para la banda, debido a que su anterior álbum “Streethawk: A Seducction” sirvió para que Mr.Bejar encontrase por fin el camino que se había propuesto desde sus inicios: un folk eléctrico con un estilo vocal muy particular. Y sobre todo consiguió dejar claro su talento musical a la hora de componer canciones con unas letras densas (metáforas y frases enrevesadas) que la crítica ha sabido aclamar y que ha emparentado con el mismísimo Bowie. Ahora, su primer trabajo editado en Merge Records, una major del panorama indie, puede poner en primerísimo plano al músico canadiense. La verdad, creemos que es lo mínimo que se merece.

Lo primero que se nos viene a la cabeza al escuchar a Destroyer es si podríamos considerar al músico de Vancouver como el resultado de un posible encuentro musical entre David Bowie, Bright Eyes y Bob Dylan. Por otra parte, no son fáciles las primeras escuchas de “This Night”. Esas canciones tan largas en su duración (que por cierto le da juego a Bejar para realizar roturas en las composiciones de guitarra), guitarras acústicas que se mezclan con electrónicas, ruiditos extraños, interludios con piano, voces en falsete… Elementos que confunden en su escucha, sobretodo si pretendes encuadrarlo dentro de los paradigmas actuales del indie-rock aunque, en definitiva, acabaría encasillado en un una especie de folk-rock de tendencias bastante oscuras. Pero tampoco se trata de vender el producto como algo triste y desamparado, ni mucho menos.

Tras nuevas escuchas, poco a poco las canciones se van desperezando en tus oidos y empieza la degustación. Encontrando y descubriendo mucha cosa a destacar. Esa introducción titulada como el disco (“This Night”) que, con cierto ramalazo a Van Morrison, nos prepara para lo que va a venir después. Escuchar “Holly Going Lightly” refuerza los lazos que casi todos tienden entre Bejar y el Sr.Bowie. “Here comes the night”, una de las mejores del disco, donde ese bajo a lo Peter Hook destaca en una melodía optimista y pegadiza con esos coros en falsete que te atrapan irremediablemente. “The Chosen Few” recuerda extrañamente al deje vocal de Natalie Merchant cuando lideraba los 10.000 Maniacs. “I have seen a light”, y “Self Portrait With Thing (Tonight is not your nigth)” se nos muestran como lo más relajado del disco. “Hey Snow White”, otra de las mejores, se aparta de la línea general para recordarnos al mismísimo Lou Reed. “Modern Painters” nos contagia de un entusiasmo del que no puedes sustraerte y, junto a “Crystal Country”, nos acerca por momentos a los venerados Television. “Students Carve Hearts out of Coal” nos entusiasma igualmente con una bonita melodía. La melancólica “Goddest of Drought” nos acerca a la vertiente más desnuda con esa guitarra acústica y esa voz de marcado tono nasal que acaba por gustarnos.

Si buscas algo entre lo personal y lo épico lo encontrarás en Destroyer. Esta crítica se autodestruirá si, después de leída, no te acercas a la música del genio de Vancouver. Estás advertido.


“This Night”






Por: Joan Casulleras y Rafa Piera  


© 2000-2023. All rights reserved. Popchild.com