Moda : El estilo de…

Una de las secciones más exitosas de las revistas de tendencias es ésa en la que aparecen fotos de gente de la calle: jóvenes seleccionados debido a su especial estilo en el vestir. Hay publicaciones dedicadas sólo a eso -Street Fashion- , y libros que en cierto modo también trabajan sobre ese azar (Girls knocking on my door, Juergen Teller). En esta ocasión se han seleccionado instantáneas aparecidas en el e-zine japonés www.shift.jp.org. Por cierto que no dejéis de echar una ojeada al trabajo de los chicos de Neo2, que así fue como yo llegué hasta ahí.

Si a uno le gusta la moda, Tokyo se le antoja como la Meca del Chic, la pasarela ambulante. Supongo que su innegable estilo se debe a esa mezcla encantadora de culturas y personalidades que se dan cita en los japoneses, retraídos en apariencia pero atrevidos en sus manifestaciones -valen todos esos ejemplos que se os pasan por la cabeza: el manga, sus huelgas, el anime, el bondage, las geishas, el harakiri, el karaoke,... ejem.

A continuación pasemos a observar algunas conclusiones respecto al modo de vivir la moda entre la juventud japonesa -nos movemos en una franja de edad de 13 a 25 años-. Todas las elegidas son chicas (quizá otro mes le toque a los chicos, pero, para qué nos vamos a engañar, las chicas tienen más miga).

Etiqueta: La japonesa peluchista

Orígenes: Intuyo la importancia del fuerte impacto de las artes visuales en la cultura nipona -cine, teatro y cómic sobretodo). La juventud japonesa ha crecido con un imaginario muy rico de imágenes

De qué va: Aunque esté al otro lado del globo, la japonesa peluchista no es tan diferente de tu vecina de 14 años que equipa su armario en Bershka. Y es que las grandes cadenas han aprovechado lo que fue el estilo de la primera moda clubber, extinta ya, pero que a los no-iniciados aún llama la atención. Se basa en colores chillones, tejidos sintéticos (lycra, peluche, gasa, tul, pieles), tintes de colores, maquillaje ácido, sobrecarga de complementos (cinturones, monederos, mochilitas, gorros, pulseras).╩

En Japón, a diferencia de España, este look se lleva hasta el extremo (si bien el tinte rosa es muy común, no lo es menos el arco-iris) y no se considera pasado de moda, sino una opción más ante una determinada personalidad. Su baza es que mezcla la ingenuidad y la diversión infantil con el atrevimiento y el descaro adolescente, lo que lo convierte en un look sexy y contestatario, ideal para las pretensiones del adolescente rebelde.

Veredicto: Puede parecer muy elaborado, pero en realidad este estilo no tiene dificultad alguna si uno conoce sus premisas básicas, esto es:

- evaluar si el físico acompaña: ser bajita, delgada, pecosa, chata y demás similitudes al cuerpo infantil acerca más al look ideal que una altura considerable y unos hombros corpulento.

- tener ganas de provocar y divertirse un rato: seamos sinceros; de esta guisa, el escaneo de los paseantes está asegurado. Si uno quiere pasar inadvertido, obviamente no es la mejor opción.

- la ropa y complementos se caracterizarán siempre por dos principios: ser de otra franja de edad (niños, abuelitas) o de otro país (chaqueta militar rusa, orejeras de alaska). Y en cuanto a los colores, lo más seguro es ir a colores lisos y ácidos. El único mérito de este ropaje es saber llevarlo con convencimiento y dignidad; Dolce & Gabanna,╩ Moschino e incluso Marni tienen mucho que agradecerle a las pioneras de este estilo. A título personal, la que suscribe no cree que este look sea para alguien mayor de quince años.

Etiqueta: La japonesa estilosa

Orígenes: La moda -el arte en general- tienen una simbología e importancia claves en la cultura del sol naciente. Recordemos dos cosas: Japón tiene a muchos diseñadores en el olimpo de la costura (Sui, Mikaye, Yamamoto, Kawakubo, Koshino, Kobali) y tiene, no menos importante, una economia saneada que le permite mantener un nivel de vida que incluye lujos como el buen vestir. En pocas palabras: los japoneses de clase alta unen la elegancia de una ropa de calidad a una elegancia natural heredada de la cultura de los buenos modales y el protocolo. Y si en las calles se respira estilo, es normal que los jóvenes se impregnen de ese savoir faire y lo reinterpreten, dando lugar a ese sentido tan especial de la moda que tienen los japoneses. Muy limpios todos.

De qué va: No se trata de ropas lujosas ni de calidad (que también), sino de una combinación de discreción, seguridad y tendencia. No son estilismos que hagan abrir los ojos como platos, pero cuando se observa el conjunto se reconoce que hay estilo. Que sea indefible es la mejor garantía de que es estilo.

Veredicto: Creo que se trata de algo genético, y no hay que darle más vueltas. También los parisinos tienen ese allure; desde luego influye el hecho de vivir en una de las ciudades más avanzadas en todos los aspectos. Son jóvenes que vigilan mucho su aspecto, tienen buen ojo para los detalles que marcan la diferencia, y╩ empiezan muchas de las tendencias que un año después vemos en las grandes casas.

Etiqueta: La japonesa europea

Orígenes: Occidente y Oriente se copian las ideas por el rabillo del ojo. Sumando los dos continentes se obtiene tal mezcla de culturas que supone una fuente de ideas inagotable. Quién quiere mirar a América si Europa ya tiene estilo. Todos los japoneses que he conocido alucinaban con Copenhage, Milán, Amberes, Niza, Viena. No es ningún secreto que miles de japonesas operan sus ojos para abrir más los párpados a lo occidental. En casos como en los de la foto, sólo los rasgos recuerdan la procedencia; el estilo de peinado y de moda corresponde a Europa.

De qué va: No voy a ponerme a explicar a estas alturas cómo vestimos los jóvenes de Europa. Para empezar, alrededor de un 80% vive en ciudades o pueblos menores de cien mil habitantes; es innegable que las tendencias llegan antes a las grandes ciudades, donde hay un mayor flujo creativo, artístico y vanguardista. Y del 20% restante, hay una gran cantidad de jóvenes que no se interesan por la moda más que como protección de abrigo. Todo esto viene a que quizá sea absurdo intentar acotar quién marca/sigue las tendencias que después jóvenes de otros países vestirán. Pero en fin, ya que se me permite dar la opinión, creo que la tendencia es, después de una etapa en la que la estridencia era el único modo de innovación, volver a la exclusividad de los dos únicos modos posibles; uno es que el atuendo sea único, aunque se ha visto que la customización ha provocado más gilipolleces estéticas que otra cosa; la otra opción que queda es la de aflojar las mosca y conseguir lo exclusivo Visa mediante. Aunque a priori esta elegancia no llame la atención, no hay que temer que nadie se fije en lo que llevas, pues si emites los códigos correctos ante los receptores adecuados, los connaiseurs sabrán leer tu mensaje.

Veredicto: No quisiera entrar en términos demasiado complejos de quién marca la moda, quién la sigue o qué es el estilo. Creo que siempre ha habido y siempre habrá gente que, se ponga lo que se ponga, transmitirá esa energía especial. No es la ropa, es la actitud.

Etiqueta: La japonesa mix

Orígenes: Mezcla todas las fuentes de inspiración que conoce, pero el resultado mantiene ese inconfundible toque japo. Son los típicos jóvenes que pasean por Barcelona y de los que siempre se puede conseguir alguna buena idea. Pizzicato Five son japos mix.

De qué va: Como no quieren vestir serios, cogen algo extremado y lo acompañan siempre de prendas discretas. Así van divertidos pero no dan el cantazo. Lo que es imposible es encontrar una japonesa a la que le guste la moda y lleve su pelo natural. De hecho, diría que el 99% de las fotos que he visto eran de chicas con el pelo teñido. Se nota que allí el anillado ya no está tan de moda, los piercings sólo se ven en las chicas peluchistas y en las que visten muy extremadas. El resto parece que se han cansado, y atención porque, lo que es más histórico, ┴apenas hay tatuajes!

Veredicto: La japonesa mix tiene la posición más práctica ante la moda. Se divierten, no se la toman demasiado en serio, evitan hacer el rídiculo y no gastan fortunas.

En realidad los japos me caen fenomenal. Con esa sonrisilla que siempre llevan puesta, y esa manera de caminar. Son una monada. Así que me despido con esa chica, que es la que más me gusta, porque no vemos su ropa, pero con la cara nos lo dice todo.

Y de propinilla: no dejes de visitar una de las webs de la estrella de Japón: Hello Kitty! Bueno, de acuerdo, quizá ahora esté en horas bajas, pero a los mitos se les debe un respeto.

Vamos, si en el fondo te encanta...

Arigato!

Por: marta@popchild.com