Interview

Australian Blonde | Astro | Madrid | 2004-11-24

Quedamos a la una en un bar de lo más castizo, en el centro madrileño. Entre restos de ensaladilla, café y cerveza, dimos paso a nuestra conversación.

Primeramente hablamos de la procedencia de la formación actual de la banda, consistente en Paco Loco, natural de Gijón, residente en Cádiz, por motivos personales, Pablo Herrea, de Pamplona, Paco Martínez, de Avilés y él mismo, Fran Fernández, también de Gijón. Por sus distintos lugares de residencia, cada cual se encarga de unos determinados medios. Dificultades solventadas con ánimo y paciencia.

Al principio de la conversación le llaman de Canal +, para concertar una entrevista para el programa Magazine. "Genial", nos pareció a los dos. Seguimos hablando de la formación original, de la que sólo queda él. Todo surgió durante los años universitarios, cuando estudiaba Derecho y conoció gente con la que se sentía a gusto tocando, pero no había premeditación respecto a dedicarse profesionalmente a ello.

Se echan de menos mutuamente, y "los otros" han tenido mucho peso en su decisión de continuar con el nombre del grupo y sacar un nuevo y tan esperado disco, a pesar del cambio tan acusado de formación y estilo. Sergio y él llevan un par de años con un proyecto paralelo, Costa Brava, con el que Fran se siente muy cómodo, salvada la barrera idiomática. La pareja se lleva muy bien, y eso queda reflejado en su música y actuaciones. Pedazo pareja de ases, junto a Sergio Algora, al que admiro, no puedo más que reconocerlo.

Me comenta que le gustan los festivales, aunque reconoce que la calidad es siempre mejor en solitario. Festivales como el FIB y el Primavera Sound le encantan como público, y estaría deseoso de participar también como banda.

Opina, y me adscribo, que la duración óptima de un concierto es de aproximadamente 45 minutos, es súper fan de los conciertos cortos. Y recuerda con orgullo cuando teloneó con la antigua alineación a The Pretenders, ¡no me extraña!

Con respecto a las descargas gratuitas a través de Internet, se confiesa a favor, ya que de ese modo puedes conocer con antelación la calidad del disco que te interesa, y así puedes realizar la compra con más criterio, sobre seguro, sin que esto influya en la cuantía de tus compras : si te gusta la música, seguirás comprando discos igual que antes. Aunque está claro en un hipotético e imposible mundo ideal, cada descarga debería suponer un aumento infinitesimal en la cuenta bancaria del grupo en cuestión.

Le daba un poco de vértigo sacar nuevo disco, ya que no supone una continuación del "Pizza Pop", y eso puede ser desalentador para los fans. Tal como sucedió en uno de sus viajes en coche, cuando un amigo preguntó por la trayectoria del grupo que sonaba en el equipo, y alguien contestó que para qué debían sacar disco nuevo. Pero el riesgo ha sido asumido con valentía, siendo el resultado un disco de maquetación extraordinariamente bella, cuyo sonido podría definirse como un encuentro entre The Beatles y La Habitación Roja, pasando por The Byrds.

Ambos grupos anglófonos son reconocidas influencias suyas, junto con el jazz, Leonard Cohen, Los Ramones, La Casa Azul, Sidonie, Carrots, Astrud, Beach Boys o Señor Chinarro.

Cuando le pregunto qué tal lleva lo de tocar en directo, me confiesa su timidez, superada en escena al percibir los conciertos como fiestas en las que da la casualidad de que él es el que pone la banda sonora. Pretende que el público se sienta integrado y partícipe de la actuación.

A nivel promocional lo pasa algo peor, ya que prefiere salir lo menos posible en los vídeos. Con todo y con eso, me permite tomarle algunas instantáneas, encantado de servirme de modelo. Luce una estupenda chaqueta, y un atractivo look, al que ayuda una amabilidad innata. Da gusto entrevistar a gente así. Todo un señor, que merece el mejor de los reconocimientos por un nuevo disco lleno de canciones maravillosas, optimismo y la mejor de las intenciones: ¡que guste!. A mí si.




Por: Irene Barquín  


© 2000-2018. All rights reserved. Popchild.com